Archbishop Charles Chaput, O.F.M. Cap.

Cada año durante este tiempo, buscando ideas para las homilías, hojeé las páginas de un pequeño libro ofrecido por Plough Publishing: Watch for the Light: Readings for Advent and Christmas.

Las reflexiones diarias son simples, breves y maravillosas, y han sido escogidas de escritores tan variados como Bernard de Clairvaux, John Chrysostom, Dorothy Day, Alfred Delp, Madeleine L’Engle, Romano Guardini, Annie Dillard, C.S, Lewis, Edith Stein, John Donne y T.S. Eliot.  Pedir prestadas una línea o dos de los grandes y buenos no hace daño en Navidad –o nunca.

Este año, para esta columna de diciembre, compartiré en su lugar dos artículos.

El primer artículo publicado recientemente en el Seminarian Casual, el blog de nuestros hombres que estudian para el sacerdocio en el Seminario San Carlos.  Es bueno porque es simple y verdadero.  Y vale la pena reflexionar en los últimos días de Adviento, y nos preparamos para la Navidad:

Mientras más, ¿mejor?

Acabo de ver un anuncio para Fios que muestra lo que puede ser un niño o una niña (no sé porque el rostro está cubierto por un casco de realidad virtual) mirando hacia el techo, o más bien hacia el mundo virtual en el que están, relajado en sus pijama de cuadros. Y el subtítulo lee: «Mientras más, mejor».

Éste es ciertamente un golpe en el abdomen ya que mis compras de Navidad están hechas, y no le compré a nadie una suscripción a Fios o un casco de realidad virtual. Un desencanto para cualquiera de los miembros de mi familia que lea esto. Pero según el anuncio, la Navidad no va a ser feliz a menos que yo proporcione una máquina que puede bloquear el mundo real o me endeude para que alguien pueda tener el mejor producto durante un año antes de que el último modelo salga el próximo mes de noviembre.

Podemos tener esta mentalidad alrededor de Navidad. «Mientras más, mejor». Y las tiendas y la Internet están llenos de los productos que llenan los hogares, todo por conseguir más felicidad. Todo para que alguien sepa que lo amas porque lo diga la etiqueta del precio. Y si usted pagó menos para otra persona, eso muestra dónde está su corazón en el compartimento de la tarjeta de crédito de su billetera.

¿Cómo reaccionarían si se les dice que hay una cosa que les hará más felicidad, y es gratis?

¿Acudirían los padres a la catedral si supieran que el sacerdote va a dar el mejor regalo de todos a partir de la medianoche, y que lo va a volver a dar las veces anunciadas en el boletín? ¿Dejarían los niños sus regalos bajo el árbol por una hora más si se pudieran sentar en el lugar de su renacimiento espiritual y ver una escena de tamaño natural de la primera Navidad? Tal vez la persona en el anuncio puede quitarse el casco de realidad virtual y actualmente mirar al mundo y ver el amor que es ofrecido en ese día.

Los canales de radio nos han estado recordando que éste es «El más maravilloso tiempo del año». Pero uno de mis favoritos es escuchar a George Michael cantar, «La última Navidad, te di mi corazón»  y pensar que tal vez este año, al entrar en la iglesia a medianoche esta víspera de Navidad e ir al altar para recibir a nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, «Este año… se lo daré a alguien especial».

 

El segundo tema es un himno poema cuyas palabras han vivido en el corazón de los cristianos por más de 500 años:

Mira, en la noche encalmada,
nace Dios, un niño,
y he aquí que vuelve a ganar
lo perdido por Adán.

Si tu alma está encalmada
y es noche para la criatura,
Dios se hace hombre en ti,
hombre, y lo renueva todo

 

Como dice el refrán: Jesús es el motivo de la temporada. Que viva él en nuestros corazones y guíe nuestras vidas durante todo el año entrante. Y que Dios conceda a todos nosotros y a  nuestras familias una bendita Navidad, llena de felicidad.