Archbishop Charles J. Chaput

El 13 de febrero, informó el New York Times —los filadelfianos pueden decir «finalmente notados»– que la Ciudad del Amor Fraternal está disfrutando de un gran resurgimiento como centro urbano internacional. Filadelfia es una ciudad en movimiento; una ciudad que «evolucionó en gran medida cultural y económicamente desde el año 2000», revitalizada por «chefs de cocina famosos, un sector de tecnología vibrante y [una] próspera escena artística» –sin mencionar algunas de las mejores universidades, museos, centros médicos y lugares históricos en Estados Unidos.

Es una ciudad vital para el nacimiento y crecimiento de las libertades americanas. Eso es obvio. Pero no es sólo importante como una clave para entender nuestra vida como nación; también es un gran lugar para vivir, trabajar y visitar. Cuando los delegados de la Convención Nacional Demócrata lleguen en el 2016, disfrutarán la evidencia por sí mismos.

Pero aún más cercana e incluso mayor en su multitud, es la inminente visita del papa Francisco y el Encuentro Mundial de las Familias (WMOF) este septiembre. Y eso me lleva al punto de mi columna esta semana. Entre 10.000 y 15.000 personas de todo el mundo se verterán en Filadelfia para el Congreso WMOF comenzando el martes 22 de septiembre y continuando hasta el viernes, 25 de septiembre. Y cuando el Congreso concluya, y el Santo Padre llegue para los eventos del sábado y el domingo, septiembre 26-27, esperamos más de 1 millón de visitantes ansiosos de visitar el área de Filadelfia.

¿Dónde se hospedarán todos? Los hoteles están abiertos ahora mismo para aquellos que se están inscribiendo para el Congreso durante esa semana. El Filadelfia Convention and Visitors Bureau ha sido un socio maravilloso del WMOF desde el comienzo de la planificación, tratando de garantizar habitaciones de hotel. El problema es, sólo 11.000 habitaciones de hotel existen en Filadelfia y apenas 65.000 dentro de un radio de 60 millas; por eso necesitamos urgentemente tener vivienda alternativa disponible para las muchas personas que vienen aquí de tantos países diferentes.

Pido a los católicos y otras personas generosas a través de la Arquidiócesis que consideren abrir sus hogares para ofrecer alojamiento a los visitantes mediante el “Host a Family Program” (programa de anfitrión para acoger a familias). Cualquiera con una habitación amueblada, apartamento o casa (incluyendo casas vacacionales) a 120 millas del centro de la ciudad de Filadelfia es animado a participar. Es fácil inscribirse; la persona simplemente necesita visitar el sitio Web del Encuentro Mundial en WorldMeeting2015.org para orientarse en el proceso.

Se le pedirá crear un perfil de “Host a Family” y que incluya una descripción acerca de usted mismo y su hogar, incluyendo el número de habitaciones disponibles para los huéspedes, distancia al centro de la ciudad de Filadelfia, fotos, reglas en su hogar y cualquier otra información relevante sobre su casa o comunidad.

Host a Family es operado por Homestay.com, una organización internacional que se especializa en ayudar a resolver la escasez de vivienda durante eventos a gran escala alrededor del mundo. Su tecnología proporciona a los anfitriones con una plataforma para proporcionar alojamiento a los visitantes tanto nacionales como internacionales que asistan al Encuentro Mundial de las Familias. Ya sea un joven profesional, jubilado, mujer, hombre, individuo o cabeza de familia, hay una variedad de maneras de participar.

El equipo de liderazgo del WMOF describe el programa de esta manera:

¿Qué es el Host a Family Program?

El programa permite a los dueños de propiedades en el área compartir fácilmente sus casas con los visitantes. Los anfitriones pueden compartir una habitación amueblada o propiedad con una persona visitante, grupo o familia a cambio de una tarifa diaria. Homestay.com es una empresa de viajes global que provee una plataforma tecnológica, una asistencia tecnológica, y un servicio al cliente.

¿Por qué querría un visitante permanecer en una casa en lugar de un hotel?

Las habitaciones de hotel disponibles en toda la región son limitadas. El Host a Family Program es una buena alternativa para los visitantes en búsqueda de alojamiento asequible. También es una buena manera de conocer nuevos amigos, compartir experiencias culturales y tener un contacto local para ayudarlos en su viaje de visita.

¿Cómo me inscribo para ser un anfitrión?

Los anfitriones pueden inscribirse a través de un enlace de Homestay en la página Web de WMOF, www.WorldMeeting2015.org, para buscar un lugar que les acomode. Los visitantes pagarán una tarifa diaria a la familia anfitriona a cambio del alojamiento. La tecnología proporcionada por Homestay.com le permite crear su perfil de anfitrión, descargar fotos y proporcionar características y descripciones de su casa y habitaciones disponibles. Una vez aprobado para salir ser anunciado, su anuncio estará disponible exclusivamente para este evento. Por favor, tenga en cuenta que su dirección exacta y su información de contacto no serán visibles públicamente en línea. Los visitantes reciben estos detalles por correo electrónico, pero no hasta después que se tenga una reserva ya confirmada.

¿Cuánto debo cobrar por mi casa o habitación?

Eso depende de usted. Los anfitriones determinan qué cobrar a cambio del alojamiento. Para aumentar la probabilidad de una reserva y para animar a la mayor cantidad posible de peregrinos a que hagan el viaje, se recomienda que los honorarios sean lo más razonable posible.

¿Cómo puedo obtener más información?

Más información, incluyendo los términos y condiciones del programa pueden ser encontrados en el sitio Web de WMOF.

Una de las bendiciones que hemos experimentado en organizar el evento del WMOF es la ayuda enormemente generosa de donantes, negocios y líderes de gobierno de toda denominación religiosa. El Encuentro Mundial de las Familias es un don para toda la región de Filadelfia; una tremenda oportunidad para mostrar nuestra gran ciudad, su belleza, su energía y su espíritu acogedor. Espero que usted sea parte de esa celebración, y una maravillosa manera de hacerlo es ser un anfitrión este septiembre.