Archbishop Charles Chaput, O.F.M. Cap.

Archbishop Charles Chaput, O.F.M. Cap.

«[Para] “hacer América grande de nuevo” también necesitamos una reforma migratoria integral que protege nuestras fronteras y al mismo tiempo permite un camino a la ciudadanía para millones de personas que ya viven entre nosotros. Si necesitamos “muros”, necesitamos muros con “puertas” porque algunos de nuestros “grandes estadounidenses” han sido inmigrantes o refugiados… no hacemos América grande otra vez haciendo América egoísta.»

— Arzobispo de Miami Thomas Wenski, 14 de noviembre

Dónde comenzar.

Esta es una columna imposible de imaginar hace tan sólo 10 días. A pesar de recaudar y gastar mucho más dinero que Donald Trump, a pesar del apoyo de personas famosas, a pesar de las predicciones de los expertos y encuestadores, a pesar del vigoroso apoyo de un presidente en funciones y a pesar del odio de su rival disimulado por gran parte de los medios de comunicación, Hillary Clinton no es el presidente electo. Donald Trump es.

A pesar de todo lo que puede decirse sobre la campaña 2016, el mensaje del señor Trump claramente conectó con un número masivo de estadounidenses comunes, y ganó justamente una elección abierta. No puede decirse de él que tuvo suerte. Él merece nuestras oraciones y una oportunidad para servir a la nación bien sin ser deliberadamente socavado por sus críticos.

Como otros ya han señalado, el señor Trump es un pragmático. Después de ocho años de una ideológicamente celosa Casa Blanca, podría ser una buena cosa. Pero palabras y acciones tienen consecuencias. Las características bravatas en la campaña electoral dividieron más una nación fracturada y asustaron a millones de inmigrantes y miembros de minorías étnicas y raciales. Los medios de comunicación hostiles al señor Trump han hecho claramente el problema peor. Pero el autor principal de la fealdad actual es Trump mismo. Y sólo él puede arreglarlo con lenguaje y comportamiento responsables, y disposición a escuchar aquellos que se sienten amenazados por su victoria.

Garantizar la seguridad pública, la solvencia de nuestras instituciones públicas y la seguridad en la frontera de la nación en una época de sindicatos del narco y el terrorismo —el señor Trump ha expresado todas estas preocupaciones—, y son todas objetivos legítimos. Pero la gran mayoría de las personas indocumentadas en Estados Unidos son personas decentes. Ellos no representan una amenaza para nadie. Quieren una vida fructífera, trabajan para ganarse la vida, crían familias y sus hijos nacidos aquí son ciudadanos estadounidenses.

En otras palabras, son un recurso vital para el futuro de nuestro país, no un tumor para ser extirpado del cuerpo. Hablar extensamente  de construir un muro en la frontera y deportar a millones de personas no es simplemente impracticable y erróneo, también es peligroso. Atiza el resentimiento contra los inmigrantes; y alimenta la ansiedad que crea confusión en las comunidades de inmigrantes y minorías.

Durante la semana pasada he escuchado de decenas de laicos y párrocos en nuestras comunidades latinas y otras comunidades minoritarias. Muchos hablaron de noches de insomnio y «gran preocupación y temor» entre su gente. Otro escribió que su «comunidad estaba muy molesta y sintiéndose aletargada y sin esperanza». Otro, que vive en el centro de la ciudad, dijo que alguien en la calle amenazó a su esposa nacida en el extranjero y le advirtió que regresara a su país. Estas no son historias inventadas. Involucran a personas reales y un sufrimiento verdadero.

Uno de nuestros agentes pastorales escribió sobre un joven que llamaremos Eduardo:

La hermana menor de Eduardo es ciudadana, pero él no es. Su madre es indocumentada, vive aquí, y su padre fue deportado poco después de que sus papeles de asilo fueron negados.  Conozco a Eduardo desde que era un niño. Actualmente él es voluntario para ayudar a los demás con computadoras, los medios de comunicación social y actividades para adultos jóvenes.  Eduardo ahora puede asistir a la universidad, tener una licencia de conducir, trabajar y ayudar a mantener a su familia debido a DACA [Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, la orden ejecutiva de la política de inmigración de la administración de Obama]. Él tuvo un período de práctica muy exitoso con un banco este verano pasado y ya le fue ofrecido un trabajo al graduarse. Todo esto podría ser perdido si el presidente-electo Trump anula DACA y decide deportar a todos los miembros indocumentados de nuestra sociedad y nuestra Iglesia. Esto separará familias y tendrá consecuencias terribles para muchos de nuestros ciudadanos estadounidenses y la fibra misma de nuestras comunidades.

Los crímenes de odio, incidentes racistas y antiinmigrantes, todos aumentaron durante la reciente campaña presidencial. Para una nación donde la mayoría de la gente todavía se describe como cristiana, estas cosas son imperdonables. Pero también sería prudente recordar que el odio no ha sido un monopolio de la derecha cultural en los últimos 15 meses. Ha habido numerosos incidentes de partidarios de Trump que han sido golpeados, amenazados, escupidos, maltratados verbalmente, sus propiedades dañadas y sus reuniones interrumpidas. Junto con muchas expresiones de temor de la comunidad de inmigrantes la semana pasada, también recibí este correo de una comprometida amiga católica:

Por favor mantenga a mi familia en sus oraciones. Me imagino que usted puede que esté recibiendo este tipo de petición de muchas familias de todo el país. Hay una grieta que crece día a día entre los votantes de Trump y Clinton. Debo decir que es principalmente los votantes de Clinton que atacan a los partidarios de Trump. Lo peor es una de mis hermanas que le leyó la ley antidisturbios a otra hermana que tiene 85 años de edad y es una monja. Ella [la hermana religiosa] fue conducida al llanto todo el tiempo pensando que tenía que defender su voto. Esto debe parar. No sé aún cómo manejar todo esto. Por favor ore por nosotros.

La elección del señor Trump ha sacado las contradicciones en la vida pública estadounidense a la superficie; venenos que se han estado gestando tanto en la izquierda cultural como en la derecha cultural por un largo plazo de tiempo. Como católicos, tenemos que elegir si somos cristianos primero y consistentemente, o sólo la última versión de animales políticos en ropa religiosa. Tenemos que ayudar al presidente electo a hacer lo correcto, apoyarlo cuando lo haga y resistirle, respetuosamente pero con firmeza, cuando no.

Tenemos que comenzar ahora esa labor. Y decencia hacia los extranjeros e inmigrantes entre nosotros es el lugar adecuado para comenzar.

***

Nota del editor: Las columnas se publicarán cada semana en www.CatholicPhilly.com y también se pueden encontrar en http://archphila.org/category/statements-weekly-columns/