Maria-Pia Negro Chin

Maria-Pia Negro Chin

Durante estos 50 días de alegría pascual, también podemos esperar el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés. El Espíritu Santo fortaleció a los discípulos, para que pudieran predicar el Evangelio sin temor. ¿Qué actos haría usted si dejara que el Espíritu Santo lo inspire?

“El Espíritu Santo injerta (la) enseñanza (de Jesús) dentro de nuestro corazón, nos ayuda a interiorizarlo, haciendo que se convierte en parte de nosotros, carne de nuestra carne”, dijo el papa Francisco en el domingo de Pentecostés del año pasado. “Todas las veces que se acoge con alegría la palabra de Jesús en nuestro corazón, esto es obra del Espíritu Santo”.

A menudo cuando la gente me decía cómo una buena intención se convirtió en un ministerio o una campaña para ayudar a otros, ellos dijeron que invitaron al Espíritu Santo a ser parte del proceso de toma de decisiones. Esto requiere gran apertura y humildad.

Una vez entrevisté a Kathy DiFiore, quien dijo que el Espíritu Santo la inspiró a iniciar Several Sources, una red de refugios en Nueva Jersey para madres adolescentes sin hogar y un refugio diurno para mujeres sin hogar y maltratadas. Con todas sus diferentes responsabilidades, ella dice que ora humildemente para que el Espíritu Santo la ayude a priorizar lo que es importante.

“Y si no hago lo que (Dios) quiere, él (el Espíritu Santo) tiene derecho a recoger su (tabla de) dos por cuatro, y golpearme en la cabeza un par de veces para que vaya a prestar atención”, ella dijo.

Esto me recordó lo que el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga de Tegucigalpa dijo una vez durante su visita a la Diócesis de Arlington en 2014: Permitir que el Espíritu Santo trabaje en nuestras vidas es una manera de llegar a la santidad — es por eso que Pentecostés es importante.

“Cuando vivimos en intimidad con el Espíritu Santo, cada día es y debe ser extraordinario”, dijo el cardenal Rodríguez. “Habrá menos cosas negativas si tenemos el coraje de llevar al Espíritu Santo al medio de nuestra sociedad. … No es fácil. Lo sé. Pero para Dios, nada es imposible si creemos, si somos personas de fe “.

Hoy no podemos ver al Espíritu Santo como un “viento fuerte” o “lenguas como de fuego”, como lo hicieron los discípulos, pero usted puede ver las obras del Espíritu en su vida, si usted lo permite. Él puede llevarnos de la ociosidad o el miedo a la acción y la esperanza.

Al igual que con los discípulos en la sala superior, el Espíritu Santo nos da el coraje y la fuerza para salir adelante. Confiar en la Trinidad y entregar el control al Espíritu Santo, o estar abierto a su guía, produce una sensación de paz.

En situaciones difíciles, el ánimo o coraje por inspiración del Espíritu Santo puede ser un regalo especial para los corazones atribulados. Incluso cuando nos sentimos débiles, confundidos y no sabemos orar, el Espíritu Santo — como artesano de las obras de Dios — intercede por nosotros.

Si le damos espacio para aconsejarnos a través de la oración, él puede darnos la fuerza para abordar las cosas de manera diferente, enfrentar desafíos y tomar acciones que nos llevan a convertirnos en las mejores versiones de nosotros mismos.

Al acercarnos a la fiesta de Pentecostés, reflexionemos sobre los siete dones del Espíritu Santo: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, conocimiento, piedad y temor del Señor. ¿Qué regalos ha recibido? ¿Cómo es que el Espíritu Santo le llama a usar esos dones para beneficiar a otros? ¿Cuál de estos dones necesita en su vida?

Al abrazar al Espíritu Santo, podemos salir al mundo para descubrir y hacer la voluntad de Dios.