Archbishop Charles Chaput, O.F.M. Cap.

Archbishop Charles Chaput, O.F.M. Cap.

La visita del papa Francisco a Egipto la semana pasada (abril 28-29) fue un acto de valentía personal. También fue un testimonio poderoso de su deseo por la tolerancia religiosa. Su visita nos recuerda dos cosas. La primera, la necesidad del respeto mutuo entre las personas que buscan a Dios, es obvia. La segunda es algo diferente, pero no menos importante.

Aquí está la primera.

En las reuniones con ambas audiencias, musulmana y cristiana, el Santo Padre habló elocuentemente contra el fanatismo religioso. A nivel local, los musulmanes y los cristianos de Egipto a menudo viven en paz. Pero la continua turbulencia política de la nación tiene una dolorosa veta de odio religioso. Este año, las palabras urgentes de Francis llegaron apenas semanas después de una ola de sangrienta violencia contra la minoría cristiana de la nación.

Los bombardeos de las iglesias egipcias el domingo de Ramos fueron excepcionalmente viles debido a la sacralidad de la temporada. Pero no fueron incidentes aislados. El tratamiento severo de las minorías cristianas ha marcado al Medio Oriente por un largo plazo. Pero es a menudo minimizado o pasado por alto debido a intereses corporativos y de política exterior occidentales.

La Arabia Saudita prohíbe completamente el cristianismo; en Irak, gran parte de la antigua comunidad cristiana ha huido de los ataques extremistas musulmanes; y Turquía, un aliado de la OTAN, todavía niega uno de los peores genocidios del siglo XX: el deliberado asesinato por las autoridades turcas de entre 1 millón y 1,5 millones de cristianos armenios en una campaña de limpieza étnica y religiosa de 1915 a 1922. (A diferencia de muchos líderes mundiales y a su gran crédito, el papa Francisco ha mencionado este genocidio en sus últimos comentarios públicos. La tragedia es capturada en la película drama The Promise, lanzada el 21 de abril presentada ahora en los cines).

Con Egipto, una búsqueda rápida de noticias muestra un patrón de violencia contra los cristianos que se remonta muchas décadas. La historia reciente incluye ataques a iglesias, el asesinato de sacerdotes y laicos, el secuestro, violación y forzada conversión de mujeres cristianas, protección policial inadecuada y hostigamiento crónico. Mientras que la mayoría de los egipcios es musulmana, hasta el 10 por ciento de la población sigue siendo cristiana 14 siglos después de la conquista islámica. La mayoría de los cristianos egipcios pertenece a la antigua Iglesia ortodoxa copta fundada, según la tradición, por el apóstol Marcos. Una pequeña minoría es católica de rito copto.

Por supuesto, la violencia contra los cristianos en el Oriente no le da licencia al perjuicio (o peor) contra los musulmanes y otras minorías en nuestro país. Si presionamos por la tolerancia religiosa en el exterior, tenemos que mostrarla nosotros mismos aquí.

Pero el alcance de la violencia contra los cristianos exige una voz mucho más fuerte de los católicos estadounidenses en defensa de los cristianos perseguidos en el extranjero. Es bueno que muchos de nuestros ciudadanos hoy hablen tan elocuentemente contra el sentimiento anti musulmán en Estados Unidos. Pero es preocupante cuando muchos de esos mismos ciudadanos se muestran indiferentes a la escala de la amarga discriminación contra los cristianos en otras naciones, muchos de ellos dominados por musulmanes.

Este hecho triste es lo que hace esfuerzos como “Under Cesar’s Sword” (Bajo la espada de César)» tan vital. “Under Cesar’s Sword” es un proyecto de investigación global del Center for Ethics and Culture (Centro para la ética y la cultura) de la Universidad de Notre Dame, el Religious Freedom Institute (Instituto de libertad religiosa) de Washington D.C. y el Religious Freedom Research Project (Proyecto de investigación de libertad religiosa) de la Universidad de Georgetown. Los cristianos son ahora la comunidad religiosa más perseguida en el mundo. “Under Cesar’s Sword” existe para registrar el alcance de esa persecución y la respuesta cristiana a él. Es un esfuerzo que apoyo fuertemente, y animo a los católicos de la región de toda Filadelfia a visitar el sitio web del proyecto y compartir su información con sus familias, amigos y parroquias.

Pero como dije al comienzo, la visita papal a Egipto nos recuerda dos cosas. Aquí está la segunda y muy diferente.

Si la historia juzga el expediente del discipulado católico en nuestro país como un éxito o un fracaso depende finalmente de nosotros, obispos, clero, religiosos y laicos por igual –y cuán celosamente vivimos nuestra fe; cuán profundamente creemos; y cuánto valor apostólico mostramos a un mundo incrédulo que necesita urgentemente de Jesucristo. Los católicos estadounidenses tenemos más libertad para vivir y predicar la fe que los cristianos en casi cualquier otra nación. Y Dios nos responsabilizará por eso.

Vivimos en una época confusa, con profundas ansiedades incluso dentro de la Iglesia. Pero hemos pasado por eso antes. El Credo de Nicea que recitamos cada domingo en nuestra adoración, la declaración de la creencia que expresa fundamentalmente la fe, surgió en gran medida de una de las más reñidas reuniones en la vida de la Iglesia: el primer Concilio de Nicea en el 325 D.C. Fue un encuentro marcado por un feroz conflicto entre dirigentes de la creencia cristiana ortodoxa y los dirigentes de la herejía Arriana –una herejía que hizo un llamamiento a muchos de los sabios, los cómodos y los poderosos.

El Concilio de Nicea podía haber fracasado. Ese concilio y toda la larga historia que le siguió, podrían haber resultado muy diferentemente. No fue así por un hombre –un joven diácono y erudito (y más tarde obispo) llamado Atanasio. A principios de esta semana, el 2 de mayo, celebramos la festividad de este hombre que ahora recordamos como uno de los mayores santos obispos en la historia. Su sede episcopal era la ciudad de Alejandría, en Egipto moderno. Y su vida es una lección para todos nosotros en el futuro.

Atanasio luchó para la verdadera fe católica en Nicea y a lo largo de toda su carrera. Los obispos arrianos lo excomulgaron; los emperadores lo resentían; sus enemigos falsamente lo acusaron de crueldad, brujería y hasta asesinato. Él fue desterrado cinco veces por un total de 17 años y sobrevivió a varios intentos de asesinato. Y ante todo se convirtió en la única voz más elocuente en defensa de la fe católica ortodoxa, razón por la cual incluso hoy lo recordamos como Athanasius contra mundum: «Atanasio contra el mundo».

Él tuvo valor. Él tuvo la verdad. Luchó duro por ello. Nunca se rindió. Y al final, la verdad ganó. La fe que damos por sentada hoy, se la debemos en gran parte a él.

Ahora, esa es mi idea de un católico creyente plenamente vivo en Jesucristo. Y si los obispos y sus sacerdotes y la gente deciden vivir ese mismo valor apostólico una vez más —comenzando aquí, ahora, esta semana— entonces realmente habrá un nuevo amanecer para la vida cristiana en la Iglesia como una luz a las naciones.

***
Arzobispo Chaput sirvió como comisionado de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, 2003-06.