Padre Carlos Ravert

Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada”.

 -Edmund Burke

Hablemos del mundo en el que vivimos ahora.  ¿Alguna vez has sentido que es demasiado abrumador pensar en todos los problemas del mundo?  ¿Es una sensación de que son tan grandes y tan complejos que ni siquiera sabría por dónde empezar a ofrecer una solución?  Me siento asi con este tema,  es muy abrumador.  No sé todas las razones de los problemas que se enfrenta nuestro mundo y no sé cuáles son las soluciones, ni a lo largo plazo para los problemas muy complejos que enfrentamos hoy.  Así que no voy a pretender ofrecer ninguno.

Lo que sí sé es el bien del mal.  Desde el día que nací comencé a aprender el bien del mal.  La mayoría de las personas en el mundo aprenden lo básico del bien del mal cuando son niños.  Pero a medida que envejecemos, encontramos formas de eludirlo, cambiarlo o descartarlo.  Claro que algunas culturas y diferentes tipos de personas pueden diferir en algunos detalles sobre el bien y el mal, pero todos hemos aprendido los conceptos básicos.  Saber el bien del mal es parte de la experiencia humana.  La Filosofía y nuestra Fe nos enseñan que la Ley Natural es parte de nosotros.

Jesús fue considerado un criminal, ¿verdad?  Las personas a cargo lo llamaron un criminal y lo mataron.  ¿Esos líderes no sabían el bien del mal?  ¡Por supuesto que lo hicieron!  Eran los líderes religiosos de la época, los más educados, los sabios.  Entonces, ¿cómo no entendieron que lo que le estaban haciendo a Jesús estaba mal?  Bueno, la triste verdad es que no basta con saber lo correcto de lo incorrecto, tenemos que hacer lo correcto y evitar lo incorrecto.  En esencia, tenemos que elegir hacer el bien y elegir no hacer el mal.

“Bueno, ¿qué tiene eso de difícil?”, podríamos preguntarnos.  El orgullo puede interponerse en el camino.  El pecado original.  Es tan claro como el diablo nos ha estado atormentando desde el Jardín.  El orgullo es insidioso porque se disfraza de manera diferente para diferentes personas.  Para los líderes de la época de Jesús su Orgullo se disfrazaba de miedo.  Tenían miedo de que Jesús los hiciera obsoletos de una forma u otra.  O la gente seguiría a Jesús y derrocaría activamente todo lo que defendían o simplemente se olvidarían de ellos como reliquias de una era pasada.  Tenían miedo de perder su poder.

Jesús reconoció esto, conocía su lucha.  Por eso los perdonó.  Seguro que mucha gente en el mundo de hoy distingue el bien del mal, pero muchos tienen miedo de elegir hacer lo correcto y eligen no hacerlo mal.

Miro a Jesús en todas las cosas.  El tenía miedo.  En Getsemaní estaba aterrorizado por la Pasión y la Muerte que le esperaba.  “Que pase esta copa sin que yo la beba”.  Básicamente, pidiéndole a su Padre que encuentre otra forma de salvarnos.  Rezó durante horas, sudando sangre, durante toda la noche para que Dios el Padre encontrara otra manera.  Pero su miedo no tenia ningún poder sobre él.  Su temor, por real que fuera, se desvaneció ante el poder de su Confianza en el plan del Padre.  “Pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”.

Su valor provino de su confianza en Dios.  Puede sonar como una solución simple.  Pero las verdades más importantes son a menudo las más simples.

No sé cuáles son las soluciones específicas para todos los problemas del mundo.  Pero sé que Pride está causando mucho miedo.  El miedo está causando que mucha gente buena tome muchas malas decisiones.

La otra cosa que sé es que todos necesitamos el coraje que proviene de confiar en Dios.  Ese no es un sentimiento o consejo popular en el mundo moderno.  La confianza en Dios se considera una tontería, no se toma en serio.  Pero, sin embargo, ese mismo mundo no está resolviendo ningún problema, solo está creando otros nuevos.  Así que voy a elegir el bien del mal.

Voy a elegir el coraje.  Voy a elegir la confianza en Dios.

¿Qué elegirás?

***

Padre Carlos Ravert sirve como el pastor de la parroquia de San Ambrosio en Filadelfia.