El cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, fue trasladado al hospital el 15 de marzo de 2019, después de experimentar síntomas de lo que pruebas confirmaron fue un ataque cerebral, según un comunicado de la archidiócesis. El cardenal DiNardo aparece en esta foto del 24 de febrero en Roma. (Foto CNS-Paul Haring)

HOUSTON (CNS) — El cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, fue trasladado al hospital en la tarde del 15 de marzo después de experimentar síntomas de lo que más tarde se confirmó fue un derrame cerebral, según una declaración arquidiocesana.

“El cardenal estaba descansando confortablemente y conversando con asociados, doctores y enfermeras”, dice la declaración sobre la situación. “Se espera que el cardenal DiNardo permanezca hospitalizado por unos cuantos días más de exámenes y observación, y a continuación sea trasladado a otra localidad para su rehabilitación”.

El cardenal DiNardo, de 69 años de edad, “está agradecido a los doctores y enfermeras por su maravilloso cuidado y por las oraciones constantes para su recuperación”, dice la declaración.

El comunicado citó al cardenal diciendo, “Con tanto que hacer, estoy deseando de regresar a trabajar cuanto antes”.

La USCCB, en un comunicado de prensa, dijo que se unía a la Arquidiócesis de Galveston-Houston “en oración por la pronta recuperación del cardenal”.

Durante el tiempo de su convalecencia, el cardenal DiNardo ha asignado sus deberes en la conferencia al arzobispo de Los Angeles, arzobispo José H. Gómez, vice-presidente de la conferencia, como lo requieren los estatutos de la USCCB.

El cardenal DiNardo y el arzobispo Gómez fueron elegidos como presidente y vice-presidente de la USCCB respectivamente, durante la reunión anual de los obispos en otoño de 2016 en Baltimore. Empezaron sus períodos de tres años al final de la reunión.

El cardenal DiNardo, quien sirvió como vice-presidente de USCCB por tres años antes de ser elegido presidente, ha liderado la Arquidiócesis de Galveston-Houston desde 2006, cuando, como arzobispo coadjutor, sucedió inmediatamente al arzobispo Joseph A. Fiorenza cuando éste se retiró.

El entonces arzobispo DiNardo fue elevado a cardenal en 2007, lo que le convirtió en el primer cardenal de Texas.