Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos por el 14º distrito de Nueva York, se dirige a activistas de derechos de inmigración durante una manifestación pidiendo “protecciones permanentes para los titulares de Estatus de Protección Temporal” frente a la Casa Blanca en Washington el 12 de febrero de 2019. Debido a una demanda, el Departamento de Seguridad Nacional ha extendido el TPS para El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán hasta enero de 2020. (Foto CNS-Jim Bourg, Reuters)

WASHINGTON (CNS) — El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) está extendiendo el Status de Protección Temporal para ciudadanos de El Salvador, Nicaragua, Haití, y Sudán hasta el 2020.

El aviso, publicado en el Registro Federal el 1 de marzo, dice que la extensión se produjo como respuesta a una solicitud preliminar lanzada por la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de California en una demanda judicial que desafiaba planes para finalizar el status especial para migrantes de los cuatro países.

El Status de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés) es una designación para quienes llegan a los Estados Unidos desde ciertos países a causa de un desastre natural, un conflicto armado prolongado u otras condiciones extraordinarias.

El DHS anunció en 2017 que estaba finalizando el TPS para recipientes de los cuatro países al final de 2018, y en 2019. Los oficiales aseguraban que las condiciones en esos cuatro países habían mejorado y que migrantes podían regresar con seguridad, incluso mientras el Departamento de Estado avisaba contra el viaje a esas naciones.

TPS continuará en tanto que la solicitud preliminar permanezca vigente. El gobierno ha apelado tal solicitud en la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el 9º Circuito.

Jill Marie Bussey, directora de defensa para el Catholic Legal Immigration Network, agradeció la extensión en una declaración del 1 de marzo.

“Seguimos estando agradecidos y nos sentimos inspirados por los que tienen TPS y sus hijos ciudadanos de Estados Unidos que desafiaron la legalidad de la decisión de DHS de finalizar el TPS para esos cuatro países”, dijo Bussey.

“Somos conscientes de que la solicitud preliminar tiene un carácter temporal y es tenue ya que el gobierno busca revocarla en su apelación. Es más, no provee la extensión de protecciones a hondureños, nepaleses, o liberianos”, añadió.

Bussey también llamó al Congreso a “proporcionar soluciones a largo plazo que son urgentemente necesarias para proporcionar protección permanente” a los recipientes de TPS y otras personas que están en Estados Unidos con otros programas especiales.

La serie de anuncios de DHS chocó con un clamor de los abogados de los inmigrantes, incluyendo a líderes católicos y recipientes de TPS, quienes dijeron que aún existían serios desafíos en cada uno de los países que cubre el programa a causa del crimen, la violencia o el escaso progreso en respuesta a desastres naturales devastadores.

La corte federal de California desafió las órdenes de DHS sobre El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, basándose en el hecho de que la situación de cada uno de esos países no ha mejorado y que decenas de miles de personas estarían en peligro si regresaban a sus países de origen. También argumentaron que los países no podrían repatriar fácilmente a altos números de personas.