Padre Carlos Ravert

En el Evangelio de este domingo, Jesús usa una semilla de mostaza para mostrar la importancia de la fe. Como muchas otras veces en las Escrituras, Jesús recorre sobre las imaganes alrededores y detalles familiares para compartir su amor con nosotros.

¿Alguna vez has visto una semilla de mostaza? Bueno yo no en persona, de todos modos silo he visto en fotos. Lo único que sé es que es extremadamente pequeño y crece hasta convertirse en un árbol enorme. Eso si lo aprendí de Jesús.

Honestamente, no sé mucho sobre plantas o agricultura. Pero si aprendí lo que necesitaba para entender el uso que Jesús hizo de esas imágenes en mis clases de seminario. Fui criado en la ciudad y viví en los suburbios durante años, era muy agradable. Pero me siento como en casa en la ciudad. Jesús usó imágenes de los hogares de las personas a las que predicaba. Usó lo que era familiar y cómodo. Las personas que se crecieron alrededor de enormes árboles de mostaza y que tal vez incluso plantaron algunas semillas entendieron la imagen, sí, pero lo más importante fue que los consolaba. Piensa en los detalles de tu casa. El lugar donde te sentiste feliz, amado y seguro. Para mí, un chico de ciudad, lo que siempre me habló fueron las farolas. Me permitieron jugar con mis amigos afuera hasta que se encendieron las farolas. Cuando encendieron me dirigí a casa.

Algo tan simple como una farola me recuerda la diversión de mi infancia con mis amigos y la carrera por llegar a tiempo a casa y cenar con mi familia. Jesús todavía nos habla a través de lo familiar, a través de nuestro hogar, a través de esos lugares, cosas y de personas que más apreciamos. Hace unos dieciséis años estaba pasando por un momento difícil al decidir si aplicar al seminario o continuar con mi carrera de enfermería. Una tarde en la noche salí a dar un paseo para pensar. Terminé en la iglesia de mi parroquia y recé en un santuario al aire libre. En el suelo encontré una estampa de Santa Teresa la Pequeña Flor. La tarjeta decía que Theresa enviaría rosas del cielo cuando las oraciones fueran contestadas. Así que oré durante bastante tiempo en el camino de regreso a casa. Le pedí a Dios si debería aplicar al seminario. Sentí la llamada pero tenía miedo.

Necesitaba tranquilidad. Así que seguí caminando cuando llegué a la esquina de mi calle. Las farolas de la calle estaban apagadas. Eso fue extraño para las 3:00 de la mañana. No pensé mucho en eso. Mientras caminaba debajo de la lámpara mientras cruzaba la calle, ¡de repente se encendió! Iluminó el área frente a mí y me di cuenta, tirada en el medio de la calle, una sola rosa roja. ¡Sabía que era Santa Teresa! Me dio un gran consuelo en mi aplicación al seminario. ¿Pero recuerdas el pequeño detalle? La farola se encendió. ¡Nunca hubiera visto esa rosa milagrosa si esa farola no se hubiera encendido! ¡Los pequeños detalles de nuestros hogares, nuestras familias, nuestras vidas pueden ser usados ​​por Dios para mostrarnos los milagros más profundos!

Recuerda la lección de la semilla de mostaza pero mira tu vida para ver cómo Jesús te está hablando hoy. Puede ser que los detalles más pequeños tengan el mayor significado.

***

El Padre Carlos Ravert sirve como el pastor de la parroquia de San Ambrosio en Filadelfia.